Women's march with banner reading 'Women's rights are human rights'

Luchamos por una estrategia coherente y ambiciosa de igualdad de género, abordando las desigualdades persistentes con un enfoque holístico y defendiendo los derechos de la mujer en la Unión Europea. No basta con concienciar más: la igualdad de género debe situarse en el centro de todas las políticas europeas y de todo el trabajo de la Comisión Europea.

Entre los temas que nosotros y nosotras consideramos claves figura acabar con la diferencia de retribución salarial y de pensiones por motivos de género, defender los derechos y la salud sexual y reproductiva de las mujeres, que las mujeres estén en los consejos de administración de las empresas y ocupen puestos ejecutivos de toma de decisiones, poner en práctica la Directiva sobre el equilibrio entre la vida profesional y personal, y luchar contra el tráfico de mujeres y la explotación laboral y sexual, acabando con la violencia que se ejerce contra las mujeres y la violencia basada en el género.

 

Los derechos de la mujer y la Covid-19

Desde el inicio de la pandemia, los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D han pedido una respuesta proactiva y de género a la crisis y sus consecuencias. Ha aumentado la violencia doméstica y basada en el género, se ha atacado la salud y los derechos sexuales y reproductivos, y la experiencia de crisis previas sugiere que la situación financiera de las mujeres se verá desproporcionadamente afectada a largo plazo. Se esperaba que el índice de pobreza de las mujeres cayera en un 2,7% entre 2019 y 2021, pero las previsiones de ONU Mujeres y el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) señalan ahora un aumento del 9,1% debido a la pandemia y sus consecuencias.

Las mujeres están en la primera línea de la pandemia de la Covid-19, debido a que están desproporcionadamente representadas en profesiones de alto riesgo de exposición en hospitales, tiendas, colegios y centros de asistencia, y en sectores donde cae mucho el empleo. Muchas personas también están sufriendo ante el incremento de la brecha digital por motivos de género y por las diferencias de género en la prestación de cuidados no remunerados. Al mismo tiempo, las mujeres de estos sectores participan raramente en la toma de decisiones, debido a los techos de cristal que existen en nuestras sociedades.

No podemos dejar que esta pandemia se convierta en una crisis de igualdad de género. Este efecto desproporcionado sobre las mujeres requiere un enfoque progresista y de género, tanto con medidas inmediatas como a largo plazo, a nivel nacional y de la Unión Europea. Estamos pidiéndoles nuevamente a la Comisión Europea y a los Estados miembros que sitúen la igualdad de género y los derechos de la mujer en el centro de la recuperación de la Covid y de los planes de resiliencia. Si queremos reparar el daño económico y social que ha causado esta crisis, es esencial que aumentemos la participación de la mujer en el mercado laboral y reforcemos la conexión entre las políticas del cambio climático, las políticas digitales y la igualdad de género.

Puede conocer más detalles en nuestro documento político Un enfoque progresista y sensible al género para la crisis de la Covid-19.

La violencia contra las mujeres

En Europa, siete mujeres son asesinadas cada día y una de cada tres ha sido física y/o sexualmente agredida, al menos, una vez en la vida. Las mujeres también son la gran mayoría de víctimas del tráfico de personas, que busca concretamente su explotación sexual y prostitución.

Mientras que la Directiva contra el tráfico de personas de 2011 presenta medidas específicas para abordar esta forma de violencia, la Comisión Europea todavía está ignorando la petición del Parlamento Europeo de que esta Directiva se actualice para proteger mejor a las mujeres contra la violencia. Además, solo 21 países de la Unión Europea han ratificado el Convenio de Estambul sobre la lucha contra la violencia que se ejerce contra la mujer.  

La violencia contra la mujer es uno de los principales obstáculos para lograr la igualdad real entre mujeres y hombres. Los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D siguen pidiéndole a la Comisión Europea que presenten una Directiva para abordar la violencia que se ejerce contra las mujeres y les pide a los Estados miembros que firmen y ratifiquen el Convenio de Estambul. También le pedimos al Consejo que concluya urgentemente la ratificación del Convenio de Estambul por parte de la Unión Europea. Le pedimos a la Comisión Europea que presente una propuesta para añadir la violencia de género a la lista de delitos de la Unión Europea.

Un mismo salario y la diferencia en la pensión

El 60% de todos los graduados universitarios son mujeres. Sin embargo, las mujeres de la Unión Europea todavía ganan, de media, un 14,8% menos que los hombres, con lo cual las mujeres están de hecho trabajando dos meses al año sin percibir un salario. A largo plazo, unos salarios más bajos resultan en pensiones más bajas, lo cual puede llevar a un mayor riesgo de pobreza. La diferencia entre las pensiones que reciben las mujeres y los hombres se sitúa en cerca del 36%.

La Directiva que establece el principio de un mismo salario y el mismo trato en el trabajo para hombres y mujeres se adoptó en 1975, y se ha actualizado regularmente; pero a menos que haya cambios fundamentales en la situación actual, el mismo salario no se hará realidad antes de 2084.

Los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D quieren que se tomen medidas ahora para contar con una nueva Directiva actualizada sobre el mismo salario, que pueda efectivamente reducir la brecha salarial por motivos de género en un 2% anual, con sanciones claras paras los países de la Unión Europea que no la apliquen.

La pobreza

El objetivo de la Unión Europea para 2020 es un 75% de índice de empleo para todos y todas; pero el porcentaje actual de empleo de las mujeres es solo del 67,4%, lo que supone una diferencia del 7,6%. Según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), el número de mujeres que aceptan trabajos informales y no remunerados es cada vez mayor. Y lo que es preocupante, las medidas de austeridad han afectado más a las mujeres que a los hombres. Los recortes presupuestarios han tenido su mayor impacto en el sector público, donde trabajan muchas mujeres: cerca del 80% de los “trabajadores pobres” son mujeres y más de un tercio de las mujeres mayores de la Unión Europea no reciben una pensión. La feminización de la pobreza crece: las mujeres tienen más riesgo de caer en la pobreza que los hombres.  

Los trabajos mal pagados e inseguros deben sustituirse por empleos sostenibles. Seguimos trabajando para lograr este objetivo, pidiendo que se ponga fin a las medidas de austeridad que son contraproducentes, y para que se incluyan objetivos más firmes sobre la igualdad de género en la estrategia 2020 de la Unión Europea y en el ciclo económico del Semestre Europeo.

El permiso de maternidad, paternidad y parental

Desde el inicio de la crisis económica, la tasa de nacimientos en Europa ha caído. Ello se debe, en parte, al hecho de que a las mujeres y a los hombres no se les permite siempre tener permisos adecuados de maternidad, paternidad y parentales. 

La legislación actual sobre el permiso de maternidad permite 14 semanas, con distintos sistemas de pago en toda Europa. En abril de 2019, finalmente se adoptó la Directiva de equilibrio entre la vida laboral y personal. Los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D han luchado muchísimos años por la adopción de un instrumento que sea jurídicamente vinculante como este. Por lo tanto, recibimos con agrado la introducción de un permiso de paternidad de diez días laborables, un permiso parental de cuatro meses y permiso para los cuidadores de cinco días por año que recibirían los trabajadores y las trabajadoras que prestan atención personal o apoyo a un familiar. La ampliación del derecho a pedir condiciones laborales flexibles para los cuidadores y las madres y los padres trabajadores también es un logro por el que han luchado mucho los eurodiputados y las eurodiputadas del S&D desde hace mucho.  

Insistiremos en que la Comisión Europea asuma su responsabilidad de supervisar la implementación de la Directiva seriamente, de forma que las madres y los padres trabajadores y quienes cuidan de un familiar reciban una mejor protección en Europa. Los niños y las niñas son el futuro de la Unión Europea. Mientras que la adopción de esta Directiva es ciertamente un avance, hay que hacer más. Por eso, los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D también piden mejoras reales en relación con los cuidados infantiles, de manera que sean accesibles, asequibles y de gran calidad, y se cumplan los objetivos de Barcelona, con la finalidad de que tanto las mujeres como los hombres puedan encontrar un equilibrio entre el trabajo y la vida familiar.

Mi cuerpo, mis derechos

La salud y los derechos sexuales y reproductivos son una prioridad clave para nosotros. Ello incluye la educación sexual, evitar embarazos no deseados, el acceso a abortos seguros, el tratamiento de enfermedades de transmisión sexual y abordar la violencia sexual.

Actualmente, el aborto todavía es ilegal en dos Estados miembros, mientras que los servicios de salud prenatal y postnatal se han visto muy afectados por la crisis. Hoy en día, muchas mujeres de Europa no pueden acceder a anticonceptivos ni a abortos seguros, con lo cual hay restricciones en su derecho a elegir en temas sexuales y reproductivos.  

En 2015, nuestros eurodiputados y eurodiputadas firmaron La Declaración "Todos nosotros y nosotras" sobre los derechos del aborto.

Los derechos de las mujeres para tomar decisiones sobre su propio cuerpo son fundamentales y deben incluirse en la Carta de Derechos Fundamentales. Los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D también quieren que se incluya una sección firme y coherente sobre salud y derechos sexuales y reproductivos en la estrategia de salud pública de la Unión Europea.

Las mujeres en la toma de decisiones

Las mujeres todavía representan una proporción muy baja de los representantes electos en los parlamentos nacionales: entre el 9% y el 43% en toda la Unión Europea. Actualmente, en el Parlamento Europeo solo el 39% de los eurodiputados son mujeres, lo que supone un pequeño aumento desde las elecciones de 2014. Sin embargo, nuestro Grupo casi ha conseguido un equilibrio de igualdad de género, con un 44% de mujeres eurodiputadas y una mayoría de mujeres en el equipo de dirección del Grupo. Con todo, todavía hay que hacer más para promover la igualdad en la vida política.

Las mujeres escasean incluso más en los consejos de administración. De media, solamente el 20% de los miembros de los consejos de administración son mujeres, mientras que en Noruega han logrado el 40% con la introducción de cuotas legales.

Las cuotas se han vuelto necesarias para lograr la igualdad de género. Los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D les piden a los Estados miembros que finalmente tomen medidas y adopten la llamada Directiva sobre las mujeres en los consejos de administración, que introduce un procedimiento abierto y transparente para llegar a un mínimo del 40% de mujeres en los consejos no ejecutivos de las empresas de la Unión Europea. La Comisión Europea presentó la propuesta en 2012, el Parlamento Europeo adoptó su posición al año siguiente y desde entonces ha sido bloqueada por una minoría de Estados miembros del Consejo. 

La inclusión social

En 1995, la comunidad internacional adoptó la Plataforma de Acción de Beijing, que identifica 12 áreas críticas para impulsar la igualdad de género. El 2020 marca el 25º aniversario de la Plataforma de Beijing y, sin embargo, las mujeres siguen sufriendo violencia, pobreza, discriminación y exclusión social más que los hombres, y no pueden ejercer totalmente sus derechos sexuales y reproductivos.

La igualdad no puede lograrse a menos que los países de la Unión Europea pongan en marcha políticas efectivas para promover la igualdad de género: los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D insisten en que todos los países deben aplicar plenamente los compromisos que adoptaron en Beijing.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de las Naciones Unidas pedían el mismo acceso para niños y niñas a todos los niveles educativos antes de 2015. Se han logrado, sobre todo, en relación con la educación primaria, pero no en los niveles más altos, y las chicas todavía tienen que superar más obstáculos que los chicos. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fijaron nuevos objetivos en relación con la igualdad de género que deben lograrse antes de 2030. Es esencial capacitar a las niñas y a las mujeres de todo el mundo con educación; por eso, los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D le piden a la Unión Europea que apoye a todos los países en desarrollo para que logren estos objetivos.

Las refugiadas

En 2018, cerca de 115.000 personas cruzaron el Mediterráneo.  

Las mujeres y las niñas representan cerca del 35% de los refugiados.

Debemos subrayar la excepcional situación de vulnerabilidad de las solicitantes de asilo y de las mujeres refugiadas en la Unión Europea. Han huido de la persecución en sus países de origen para realizar un viaje peligroso que les permita llegar a un lugar seguro. Cuando llegan a los centros de recepción, ya son mujeres vulnerables, que han podido ser víctimas de violencia sexual, tráfico de personas u otros delitos violentos, y afrontan obstáculos adicionales, lo cual las vuelve incluso más vulnerables. Nuestro Grupo pide medidas para garantizar que los procedimientos de asilo tengan en cuenta el género y que las necesidades de las mujeres se cubren en el proceso de asilo. Estas medidas incluyen: formación específica de género del personal, incluyendo una formación integral en violencia sexual, tráfico y mutilación genital femenina (MGF), instalaciones específicas donde dormir y de higiene, el derecho a pedir entrevistadoras e intérpretes que sean mujeres, acceso a servicios de salud que tengan perspectiva de género, incluyendo cuidados prenatales y postnatales, y que se faciliten cuidados infantiles durante las revisiones y las entrevistas de asilo; y el derecho de las mujeres a presentar una solicitud de asilo independientemente de su marido con objeto de empoderarlas. También pedimos que se ponga fin a la detención de niños y niñas y de mujeres embarazadas que buscan asilo.

La violencia basada en el género, como la violación, la violencia sexual, la MGF o los matrimonios forzados deben ser una razón válida para buscar asilo en la Unión Europea. En cuanto la integración de las mujeres refugiadas, nuestro Grupo pide que se facilite el acceso al mercado laboral, el acceso a clases de idiomas y educación, el acceso a cuidados infantiles y a la reunificación familiar, y el reconocimiento de la cualificaciones que se obtengan en el extranjero.  

Campaña contra la publicidad sexista

Los medios de comunicación y la publicidad tienen un fuerte impacto en nuestra conciencia y nuestras actitudes. Muchos estudios han mostrado que el sexismo y los estereotipos negativos de las mujeres prevalecen en la publicidad actual y contribuyen a justificar y perpetuar las desigualdades entre los géneros. Los Socialistas y Demócratas han luchado mucho tiempo contra la publicidad sexista, que va en contra de nuestros principios de igualdad de género. En el Día Internacional de la Mujer 2018 se lanzó una iniciativa para luchar contra el sexismo en la publicidad.

El Grupo S&D elaboró una Carta de compromiso contra la publicidad sexista en estrecha cooperación con el Grupo PSE (Partido Socialista Europeo) en el Comité de las Regiones, de forma que representantes locales, como alcaldes y ayuntamientos, pudieran unirse a la plataforma para ayudar a luchar contra esta forma de discriminación.

Videos

Lo siguiente en la lista

Press releases

Comunicado de prensa
¡“No” a la financiación extranjera de organizaciones que presionan para que se prohíba el aborto en Europa!
Comunicado de prensa
El presupuesto 2022 de la Unión Europea tendrá una fuerte esencia progresista, enfocándose en los temas sociales y la ecología
Comunicado de prensa
El Grupo S&D está consternado por la decisión del gobierno turco de retirarse del Convenio de Estambul

Events

Acto
Covid-19: Overcoming New Challenges to Gender Equality - Sixth Progressive Youth Forum - 4 & 5 March 2021

Related publications

Publication
The milestones in our fight against anti-gypsyism
Position paper
¡Desbloqueemos la directiva de la “baja por maternidad”! O por qué no es un texto desfasado

Documentos relacionados

Sofagate is proof: women deserve a seat where it really matters, by Zita Gurmai and Maria Noichl on 18th May 2021
La Carta de compromiso contra la publicidad sexista”